domingo, 5 de febrero de 2017

El estrés en el docente y en los alumnos


Me considero una entusiasta de la docencia, me gusta hacer las cosas bien y que los alumnos puedan aprender de mi experiencia laboral. No cabe duda de que nuestras emociones son nuestro motor. El otro día tuve un exceso de emoción debido mi cansancio mental que llevaba soportando hace unos días, para mi es duro comprobar que estas esforzándote y, que a pesar de todo, los alumnos lo ignoran. Entiendo que los alumnos tienen también una constante presión, se les exige en constante competitividad ser los mejores y tener un buen rendimiento académico.Resultado de imagen de el estres  y el alumno

Además de los conocimientos técnicos, en nuestra escuela es prioritario aprender a convivir juntos muchas horas, respetándonos mutuamente docentes y alumnos. Para ese objetivo, es necesario trabajar más en el aula la inteligencia emocional para saber autog-estionarse.
De hecho la autogestión es una especie de conversación interior incesante, es el componente de la inteligencia emocional que impide que seamos prisioneros de nuestros sentimientos o emociones, cuando éstas tienden a impedirnos lograr nuestros propios objetivos. Frecuentemente nosotros nos convertimos en nuestros peores enemigos.
Un ambiente relajado hace que podamos convivir alumno-profesores en armonía, donde el aprendizaje es más efectivo podemos intercambiar información, pero para ello es necesario que el alumno y el profesor/a este motivado, trasmitiendo entusiasmo. Si solo es el profesional el que trabaja no es suficiente.
Por último me gustaría contestar a esta pregunta: ¿Que puedo hacer para mejorar esta situación?
motivacion-personal-infografia-Teresa-Alba-MadridNYC:



No hay comentarios:

Publicar un comentario