miércoles, 22 de febrero de 2017

Por qué el silencio es tan importante para nuestro cerebro

El silencio contribuye a regenerar el cerebro


Florence Nightingale, una mujer extraordinaria considerada precursora de la enfermería moderna, afirmó: “El ruido innecesario es la falta de atención más cruel que se le puede infligir a una persona, ya esté sana o enferma”. Casi dos siglos más tarde, la ciencia ha confirmado que nuestro cerebro necesita el silencio casi tanto como nuestros pulmones el oxígeno.

Hasta hace poco se pensaba que las neuronas no podían regenerarse y que nuestro cerebro estaba condenado a un declive progresivo e inexorable. Sin embargo, con el descubrimiento de la neurogénesis todo ha cambiado, ahora los neurocientíficos se centran en descubrir qué puede promover la regeneración neuronal.

En este sentido, un grupo de investigadores alemanes del Research Center for Regenerative Therapies Dresden han descubierto que el silencio tiene un impacto enorme en el cerebro. Estos científicos comprobaron que en el cerebro de los ratones que se quedaban en silencio durante dos horas cada día crecían nuevas células en el hipocampo, la región del cerebro relacionada con la memoria, las emociones y el aprendizaje.
Además, constataron que esas nuevas células eran capaces de diferenciarse e integrarse en el sistema nervioso central para cumplir diferentes funciones. Por tanto, reservar algunos minutos al día para estar en completo silencio podría ser muy beneficioso para nuestro cerebro, ayudándonos a conservar la memoria y a ser más flexibles ante los cambios.
El silencio permite que el cerebro le dé sentido a la información
Nuestro cerebro tiene una “red por defecto” que se activa cuando estamos descansando. Esa red se encarga de evaluar las situaciones e información a la que nos hemos expuesto a lo largo del día y las integra en nuestra memoria o las descarta si son irrelevantes.
Básicamente, esa red funciona reclutando una serie de regiones del cerebro, que son las  encargadas de seguir trabajando por debajo del nivel de la conciencia. También es la principal responsable de los destellos de genialidad ya que  se encarga de ir atando cabos y buscar soluciones a los problemas.
Recientemente, investigadores de la Universidad de Harvard descubrieron que  esa red se activa de forma especial cuando reflexionamos sobre nosotros mismos, por lo que sería esencial para reafirmar nuestra identidad. Estos investigadores también apreciaron que la red por defecto se activa cuando estamos en silencio y con los ojos cerrados ya que cualquier estímulo del medio que nos distraiga la “apagaría”.

lunes, 6 de febrero de 2017

Las emociones de una técnico en cuidados auxiliares



Como auxiliar he visto tus lágrimas al abrazar por primera vez a tu bebé prematuro.

Te he visto llorar cuando has perdido a tu bebé de 2 meses.

Te he visto coger el primer aliento después de salir del coma y he reconocido cuando estabas dejando de respirar.

Como tcae he visto a tus hijos desesperados porque no les reconocías y he reído contigo cuando me decías que qué cambiado estaba el mundo.

Me has querido emparentar con tu nieto y me has dado bombones. Me has preguntado que cuándo descansaba y qué hacía trabajando a esas horas en navidad.

Me he quedado sentada contigo cuando sacaba dos minutos de mi tiempo para ayudarte a poner el canal que me pedías. Me he quedado casi tumbada en tu pecho acompañándote un ratito a ver esa peli que tanto te gusta.

Como auxiliar, me ha tocado darte la mano cuando te daban malas noticias, y me ha tocado darle las malas noticias a tus hijos por teléfono. 

He tenido que curar las heridas que te provocaba estar en cama durante meses y he visto como cerraban. He visto también como te salían heridas nuevas.

Como auxiliar, también me ha tocado calentarte el café y ayudarte a comer, también me ha tocado parar porque te estabas ahogando.

Tu familia me ha visto mirarte cuando estabas inconsciente y tu me has escuchado contarte que había sido un día duro a pesar de que tuvieras los ojos cerrados. 

Me he tenido que salir de la habitación cuando tu marido lloraba al perderte porque no podía contener las lágrimas, y me has visto despedirte y desearte suerte al alta hospitalaria. 

Te he enseñado a ti y a tu familia cómo cuidarte cuando estés en casa y pequeños consejos para hacerte la vida más llevadera cuando no estés en el hospital.

Me has oído mil veces decirte que dejes de fumar y al final del día he pensado en ti en mi casa, en cómo estarás... en si estarás mejor.

Como tcae, he hecho de tu viaje el mío y tú eres cada parte de mi día.
Gracias a ti soy Técnica en cuidados auxiliares de enfermería.
Lo ha enviado  Alba Cibera

domingo, 5 de febrero de 2017

El estrés en el docente y en los alumnos


Me considero una entusiasta de la docencia, me gusta hacer las cosas bien y que los alumnos puedan aprender de mi experiencia laboral. No cabe duda de que nuestras emociones son nuestro motor. El otro día tuve un exceso de emoción debido mi cansancio mental que llevaba soportando hace unos días, para mi es duro comprobar que estas esforzándote y, que a pesar de todo, los alumnos lo ignoran. Entiendo que los alumnos tienen también una constante presión, se les exige en constante competitividad ser los mejores y tener un buen rendimiento académico.Resultado de imagen de el estres  y el alumno

Además de los conocimientos técnicos, en nuestra escuela es prioritario aprender a convivir juntos muchas horas, respetándonos mutuamente docentes y alumnos. Para ese objetivo, es necesario trabajar más en el aula la inteligencia emocional para saber autog-estionarse.
De hecho la autogestión es una especie de conversación interior incesante, es el componente de la inteligencia emocional que impide que seamos prisioneros de nuestros sentimientos o emociones, cuando éstas tienden a impedirnos lograr nuestros propios objetivos. Frecuentemente nosotros nos convertimos en nuestros peores enemigos.
Un ambiente relajado hace que podamos convivir alumno-profesores en armonía, donde el aprendizaje es más efectivo podemos intercambiar información, pero para ello es necesario que el alumno y el profesor/a este motivado, trasmitiendo entusiasmo. Si solo es el profesional el que trabaja no es suficiente.
Por último me gustaría contestar a esta pregunta: ¿Que puedo hacer para mejorar esta situación?
motivacion-personal-infografia-Teresa-Alba-MadridNYC: